A lo largo de la historia de Venezuela se han repetido numerosos episodios de intervenciones militares. Mas recientemente desde el fallido golpe de abril de 2002, en el momento que el presidente Hugo Chávez logró mantenerse en el poder, la amenaza latente ha perdurado. El aun mas reciente atentado contra el actual presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, solo ha reavivado tales temores.

‘Es tiempo para un golpe de Estado en Venezuela’, es el título de un artículo publicado el 5 de junio de 2018 en la revista de EEUU, que se especializa en política internacional y temas globales, Foreign Policy.

En el artículo José Cárdenas, quien fue administrador adjunto en funciones de la Agencia de los Estados Unidos para USAID, Desarrollo Internacional para América Latina durante la Administración de George W. Bush, ha expresado que en las circunstancias en las que se encuentra el país sudamericano, una acción insurreccional, por parte del ejército es la “única vía lógica de cambio” y descarta el “diálogo o la diplomacia” para resolver la crisis política en Venezuela.

Un asunto legal que podría incluir al gobierno de EEUU

Lo cumbre de todo este asunto es que, según reza el código federal de los Estados Unidos, cualquier persona que “imprima, publique, edite, emita, haga circular, distribuya o muestre públicamente” cualquier material que “defienda, aconseje o promueva la necesidad o conveniencia de derrocar o destituir cualquier Gobierno de EEUU por la fuerza o la violencia” sería castigado con una condena de hasta 20 años de prisión (título 18, § 2384-2385).

Explicado en otras palabras, de publicarse un llamado similar al de José Cárdenas, pero contra el Gobierno de EEUU, todas las personas que se involucren con su publicación serían procesados por la justicia del país norteamericano.

¿Quieres recibir cada día las últimas noticias?

Introduce tu dirección de correo:


Powered by FeedPress

4 Comentarios

  1. Cuando invadieron a kwait, había qué defenderlo contra las fuerzas externas, ahora hay que defender a Venezuela contra las fuerzas internas, todo es por el petróleo, al final el gobierno norteamericano va a ser el ente externo de invasión manipulado por los sionistas que los tienen bloqueados económicamente a los mismos venezolanos que se quieren matar entre ellos y ahora nos han creado un caos en América latina coludidos con los presidentes títeres, como dice el refrán, ” a río revuelto ganancias de pescadores”, “quieres hacer algo ilegal, invéntate algo legal”.

  2. Precisemos:
    El “Foreign Policy” es una publicación editada por la “Fundación Carnegie”. Se distribuye en más de 120 países y en casi todos los idiomas. Fue fundado en 1970 por Samuel Huntington, miembro conspicuo del Consejo de defensa nacional de los EEUU, asesor del presidente Johnson e impulsor de los ataques masivos con Napalm a Viet Nam para obligar a sus soldados a abandonar sus posiciones. La Fundación Carnegie es el “think tank” que, Junto a la CIA (que produce los “Documentos de Santa Fé”) y a la Heritage Foundation que controla la web Townhall.com de la secta bautista, constituyen el armazón ideológico conservador más influyente de Estados Unidos. Proclaman que la tarea de hoy es “poner de nuevo a la nación en el camino correcto de la lucha por la libre empresa, el gobierno limitado, la libertad individual, los valores tradicionales y la robusta defensa nacional estadounidense” (Heritage, 2010).

    La USAID es la Agencia Internacional para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos, que depende directamente del Departamento de Estado de los EEUU. Fue creada para financiar el trabajo de sedición y de terror en el mundo abierto de la mano de la CIA y la DEA. Opera desde las embajadas estadounidenses y forma, conjuntamente, con el FMI, el BM y el BID el armazón financiero del “desarrollo” en las neocolonias estadounidenses del mundo. Conjuntamente con la NED, el IRI, el NDI, el Congreso estadounidense Freedom House y otras ONG, arman y financian a las compañías de mercenarios que se encuentran destruyendo el mundo en los cinco continentes.

    Ahora sí, usted ya sabe quiénes están adelante, al medio y atrás de la intervención militar en Venezuela. Cuando se trata de evidenciar algo, el periodismo serio no puede decir verdades a medias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here