Arabia Saudí y sus aliados aplazan 48 horas su ultimátum a Qatar
Arabia Saudí y sus aliados aplazan 48 horas su ultimátum a Qatar

Arabia Saudí y sus aliados anunciaron la madrugada del lunes que a petición de la mediación kuwaití en la crisis del Golfo decidieron prorrogar por 48 horas el ultimátum fijado a Qatar para que responda a una lista de 13 solicitudes.

Según un comunicado común publicado por la agencia oficial saudí Spa, Arabia SaudÍ, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto aceptaron extender el ultimátum después de que Qatar anunciara que entregará su respuesta el lunes al emir de Kuwait. Las exigencias de sus vecinos incluyen el cierre del canal de televisión Al Jazeera y de una base militar turca, así como una reducción de sus relaciones con Irán.

“La lista de peticiones está hecha para ser rechazada”, declaró el ministro de Exteriores qatarí Mohamed ben Abderrahman al Thani el sábado en Roma.

Arabia Saudí, Baréin, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto rompieron el 5 de junio sus relaciones diplomáticas con Qatar, acusando al país de apoyar “el terrorismo” y acercarse a Irán, rival de Riad.

Doha niega esas acusaciones y opina que nadie tiene derecho a dictar su política extranjera. “Todo el mundo es consciente de que esas peticiones aspiran a usurpar la soberanía del Estado de Qatar”, afirmó Al Thani en la capital italiana.

En el pulso iniciado el mes pasado, los adversarios del país lo instaron a acatar el consenso regional sobre cuestiones tan espinosas como el apoyo a los islamistas y las relaciones con Irán.

El pequeño emirato, rico en recursos gasísticos y con grandes ambiciones, siempre fue independiente respecto a su política extranjera aunque fuera miembro del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

Crisis previsible

La diplomacia, los medios y los deportes son los pilares del estatuto que Qatar ha ido adquiriendo en los últimos años, provocando recelos entre sus vecinos.

Descontentos con el apoyo de Qatar a los islamistas en general y a los Hermanos Musulmanes, en particular, y hartos del tono irreverente de Al Jazeera, sus vecinos del Golfo hicieron un primer intento de cambiar la política de Doha años atrás.

En la cumbre de Riad en 2014, el joven emir Tamim ben Hamad Al Thani prometió, entre otras cosas, expulsar a las figuras islamistas acogidas en su país y atenuar la tonalidad considera como agresiva de Al Jazeera. Pero, salvo la marcha de unos pocos líderes islamistas, no cambió nada a ojos de los detractores de Qatar.

En realidad, la crisis se gestaba desde 2010 “cuando Qatar adoptó una diplomacia más activa aprovechando el estallido de las revueltas” de la Primavera Árabe, a pesar de que los países del Golfo se oponían a ello, recordó Nabil Ennasri, director del Observatorio de Catar, en una reciente tribuna en el diario francés Le Monde.

Frente a esta nueva crisis, Doha capea el temporal con la esperanza de que las presiones internacionales hagan ceder a sus adversarios.

¿Quieres ayudar a mantener nuestro sitio?

La publicidad de este sitio no es invasiva.
Visita los anuncios que te interesen y nos ayudarás a seguir adelante.

Gracias!

 

“Qatar entablará un diálogo constructivo” con sus rivales “si sus alegaciones vienen acompañadas de pruebas claras”, dijo el 28 de junio su ministro de Exteriores.

Pero, excepto Irán y Turquía que lo ayudan, Qatar recibió señales contradictorias de la administración estadounidense: mientras el presidente Donald Trump le pedía que dejara de financiar a los movimientos extremistas, el Departamento de Estado abogaba por el diálogo para poner fin al conflicto diplomático.

Kuwáit intentó una mediación que resultó infructuosa hasta la fecha, y otros países como Estados Unidos, Turquía, Francia y Rusia también se ofrecieron para interceder entre Doha y sus adversarios, sin resultados aparentes.

Los Emiratos Árabes Unidos avisaron el 19 de junio que el aislamiento de Catar podría durar “años” si persisten los desacuerdos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here